Jul 22

eagles.madridAyer tuve la ocasión de ver en directo a los Eagles, puro rock con influencias del country. Unos maestros que no podía dejar la ocasión de apreciar en vivo, y que nos regalaron un muy buen show, aunque mejorable.

El repertorio fue lo más criticable en mi opinión, ya que les faltaron temas importantes como ‘Tequila Sunrise’, ‘Seven Bridges Road’ o ‘New Kid in Town’. También podemos destacar en el apartado de aspectos negativos la voz de Don Henley, que nota el paso del tiempo, y lo pasó realmente mal en canciones como ‘Hotel California’, que exigen un gran registro de voz, con agudos criminales para el vocalista.

Y hablando de ‘Hotel California’, me pareció un poco cagada tocarla la tercera o cuarta canción, cuando el público estaba aún muy frío (yo me incluyo el primero), por lo que no pudimos disfrutarla todo lo que nos hubiera gustado.

Ahora bien, no todo va a ser negativo. Como os he dicho al inicio, el concierto me gustó mucho. ¿Por qué? Lo primero por el solo hecho de poder ver en directo a este legenadario grupo, y que tantas maravillas musicales nos ha dado.

Sin ir más lejos, el que para mí es el mejor ’solo’ de guitarra de la historia, y que no es otro que el de Hotel California. No será el más rápido, no será el más complicado, no será el más original, pero sí es el más completo, el que más pone la carne de gallina. Impresionante el diálogo que se produce entre las dos guitarras, y cómo se van complementando una a otra, acabando con un riff conjunto en tonalidades diferentes que provoca, de repente, en todo aquel que lo escucha, la imperiosa necesidad de simular que tiene una guitarra entre las manos y ponerse a emular a Joe Walsh y cía.

Además, el concierto sonó de narices, con una ejecución maravillosa y una compenetración entre los miembros muy profesional. Me comentaba hoy un jefe de Intereconomía, quien también estuvo allí, que él se esperaba un show rápido, por cumplir y fuera, y sin embargo, nos encontramos con una banda entregada, que estuvo un buen rato sobre el escenario, y con una fuerta complicidad con el público, la cual vivió su máximo esplendor con Timothy B. Schmit haciendo un esfuerzo por comunicarse en castellano con el público.

Para colmo, fue muy bien acompañado con Pepe Álvarez de las Asturias, su hermano Javier y varios amigos de ambos (todo de edades que rondan los 40 años), quienes conocían mucho más que yo el grupo, y quienes me contagiaron el buen rollo y entusiasmo durante el show.

Eso sí, hoy se habla más en la prensa del concierto de Madonna en Barcelona.

Hala Chárlowers, os dejo con Heartache Tonight, la canción con el que más disfruté, aunque hubo otros temazos como Desperado o Take it Easy.

san diego web design