Sep 20

fernando_alonso_hormigueroNo se engañen, la noticia televisiva de esta semana no ha sido la impresionante audiencia (más de cinco millones de espectadores) del estreno de Los Pilares de la Tierra en Cuatro (enhorabuena por apostar por las series). Tampoco el estreno de El Telediario de Intereconomía, aquí en nuestra casa. Ni tan siquiera el regreso de la Champions League a las pantallas. La noticia de la semana, la que ha provocado más polémica, multitud de comentarios en Twitter y acaloradas discusiones en los pasillos, no ha sido otra cosa que la visita de Fernando Alonso a El Hormiguero y la pataleta de Andreu Buenafuente.

La historia es la siguiente: Buenafuente lleva tiempo queriendo que Alonso visite su programa, al igual que multitud de espacios de todas las cadenas. Buenafuente se emite en La Sexta, la misma cadena que tiene los derechos de emisión de la Fórmula 1, donde corre Alonso. Sin embargo, Alonso eligió el pasado martes el programa de Pablo Motos, El Hormiguero, de Cuatro, para hacer su primera visita a un plató de televisión. Por ello, ese mismo día, Buenafuente dijo esto en su Twitter: “…Sólo recordar que La Sexta ha pagado una fortuna. Alonso verá…”. Además, por la noche, el colaborador de Buenafuente, Berto, se disfrazó de Alonso para parodiarle, destacando su supuesta bordería con los medios, así como su prominente cuello. Sinceramente, dudo mucho que Alonso vaya a su programa.

El caso es que Alonso empezó algo seco su participación en El Hormiguero. Vamos, lo habitual en él ante las cámaras. Pero poco a poco se fue soltando, y acabó mostrando una cara muy amable y simpática, diferente a la que nos tenía acostumbrados. Pablo Motos consiguió en unos minutos lo que Antonio Lobato, “el calvo de Telecinco que ahora sale en La Sexta”, lleva intentando años.

Antes de despedirme, permítanme que pida disculpas por el chiste malo en forma de juego de palabras que he hecho con el título de esta columna. Si no lo escribía, reventaba. Lo siento.

* Columna publicada en La Gaceta el 18 de septiembre de 2010


san diego web design