Oct 03

montaje_antena3Ha sido uno de los temas más hablados en los últimos días en Internet. A los de Espejo Público, el programa presentado por Susanna Griso en Antena 3, les “han pillao con el carrito del helao”. En un reciente debate sobre la seguridad en los encierros de toros, participaron una serie de personajes que despertaron las sospechas de los corredores habituales que acudieron al programa a defender los encierros. Y un blogger se encargó de destapar todo en Internet. Dos de ellos habían estado en otros programas con diferentes identidades y aficiones. Se mostraron fotos, imágenes e incluso conversaciones entre ellos en Facebook, que demostraban el fraude. Pueden ustedes encontrar la historia con facilidad en Internet.

Este caso trae a la palestra el viejo debate sobre los debates en televisión. Y no me refiero a los debates serios, con expertos o gente de reconocido prestigio en el asunto en cuestión. Me refiero a esas discusiones que montan con gente de la calle, donde lo único que se busca es polemizar. No es mi intención criticar este tipo de formatos. Son muy respetables. Es más, en la mayoría de las ocasiones, creo que es una fórmula interesante y constructiva. Es bueno conocer la opinión de la gente de la calle. Pero claro, siempre que esa opinión esté medianamente formada. Y lo más importante, que no me engañen. Que no me cuelen actores o gente que se dedica a ir de plató en plató, cambiando de vestimenta, look, ideología y nombre. Para ver a actores interpretando un papel, ya voy yo al teatro, donde además lo hacen mucho mejor. Además, con tanto friki (en el sentido más peyorativo de la palabra) rondando por ahí en este tipo de debates, programas como Espejo Público empiezan a parecerse más a El Diario y resto de talk shows.

Lo peor de todo es que Antena 3, en declaraciones a Periodista Digital, tenía la poca vergüenza de negar todo conocimiento del asunto, afirmando que “si en un programa alguien va como un siniestro y en otro ya no viste así, será que ha cambiado de forma de ser”. ¡Olé!

*Columna publicada en La Gaceta el 2 de octubre del 2010

Feb 16

Este domingo se celebraron los Premios Goya. Se ha hablado de muchas cosas, pero poco del que para mi, fue el momento más divertido y creativo de la gala. Hablo de cuando fueron a presentar el premio al mejor Montaje. Por si muchos no conocían la importantcia de esta figura en el cine, la Academia quiso demostrar que un montaje puede cambiar totalmente el sentido de una película, y para ello, realizaron un trailer alternativo de la ganadora de la noche, Celda 211. Y le llamaron “Movida en la 211″.

Hala Chárlowers, sirva este post de homenaje a todos mis compañeros editores y montadores

Tagged with:
san diego web design